¿Qué tipo de protector de cuna escoger para bebé?

 

Hay que poner los protectores de cuna en la cuna del bebé desde su nacimiento hasta sus 3 años.

La seguridad:

Su primera ventaja es que permite a su bebé no golpearse contra las paredes o los barrotes de la cama. Efectivamente, en general los protectores son acolchonados con guata, lo cual ofrece un ambiente cómodo y tranquilizador para bebé.

El bienestar:

Pero los protectores de cuna permiten también protegerlo de la luz, del ruido y de las corrientes de aire. Limitan el espacio visual de bebé y, por lo tanto, tiene la sensación de estar como en un capullo. 

El look:

Además, es un accesorio imprescindible para decorar la habitación de su nene.

Generalmente los protectores de cuna forman parte de colecciones completas de ropa de cuna acompañada de varios accesorios para la habitación y las noches del bebé: sábanas, fundas, edredones, mantas, peluches, murales de cuna, cambiadores, doseles…


Nuestra ventaja: 

La totalidad de nuestros protectores de cuna bebé Kinousses se adaptan a las dimensiones estándares de las camas de bebé: 60*120 cms o 70*140 cms.

Efectivamente, disponen de dos fuelles en la parte central lo que permiten, al desplegarlos, adaptarse a las dimensiones estándares (ver esquema).

 

 

Enregistrer

Enregistrer